miércoles, 21 de enero de 2015

LAS HURDES (PARTE II)

EL DUENDE DEL LADRILLAR

Después del recorrido histórico por la comarca hurdana que hemos realizado en el anterior post,ahora nos centraremos en algunos de los casos mas extraños que han ocurrido en la región.El primero de ellos y que más curioso resulta es el conocido caso del duende del Ladrillar.

Ladrillar en la actualidad
Ladrillar es un pequeño pueblo de la comarca de Las Hurdes,al norte de la provincia de Cáceres y de no mas de doscientos habitantes,que en los días 26,27 y 28 de febrero de 1907 vivieron una serie de acontecimientos que mantuvo en jaque a la población y al cura de ésta,Isaac Gutiérrez.
Este se quejó al arzobispado de Coria de que sus feligreses habían abandonado sus oficios religiosos ante la aparición en dichas fechas de un extraño ser vestido de negro,con un traje muy ceñido,una cabeza desproporcionadamente grande y unas extremidades muy cortas,que los atemorizaba y los hacia encerrarse y no salir de sus casas ni siquiera para ir a misa.Ademas,el extraño duende,como se le bautizó en la población,siempre aparecía acompañado de dos pequeñas luminarias.Como es lógico,el párroco Isaac Gutiérrez no recibió respuesta del arzobispado.
Durante los tres dias,el ente se presento revoloteando por las calles del pueblo,dando unos gritos guturales para acabar su recorrido ante las tapias del cementerio,como un mal augurio.Una vecina de Ladrillar,Serafina Bejarano Rubio,que en aquel 1907 tenía 9 años,contó lo que vivio aquellas tres lejanas jornadas de febrero de este modo:

“Yo tendría nueve años. Y todo lo recuerdo perfectamente como si hubiera pasado hoy. Fueron tres días los que se apareció aquel “tío” [...]. Era como un pájaro grande, negro, que se posaba en los árboles y estaba allí, junto al cementerio. [...].Venía volando, a no mucha altura y perseguido de dos luminarias redonditas. Casi nunca hacía ruido, pero a veces gritaba… [...]. No paraba de hacer un grito muy fuerte, como ‘¡gua, gua! Estuvo un tiempo y luego se fue” [...]. La gente se arrejuntaba en aquella placilla de abajo y veíamos cómo aquel demonio flotaba hasta esa arboleda de ahí enfrente. Uno de los días llegó a aposarse muy cerca del cementerio. Daba como un “rivoloteo en el aire” y volvía otra vez para una casa de allí. Estábamos muy asustados… todos le teníamos miedo. Luego hubo un día que no volvió más y por eso se quedó lo del duende. Dicen que el cura lo expulsó, que llegó a pelearse con él. Pero eso ya no lo sé. Iba vestido de negro y era chiquito, chiquito… parecido igual a un mono. Yo tenía nueve años… pero nunca podré olvidarlo”.

Unos de esos días en los que el duende se presento en la localidad,el párroco Isaac y un grupo de vecinos fueron testigos de como revoloteo por encima de un grupo de chiquillos (entre los que se encontraba Serafina) seguido de las dos luminarias,y acto seguido la niña de tan solo 5 años María Encarnación Martín caía fulminada al suelo.La pequeña fallecería días después,exactamente el 2 de marzo de 1907 y sin causa conocida para explicar su óbito.

Recreación de luminaria que acompañaba al extraño duende
 El 28 de febrero de 1907 fue el último día que se manifestó el extraño ser,que desapareció igual que se presentó,de forma inesperada y sin que nadie pudiese dar una explicación al suceso.Aún hoy muchos ancianos recuerdan por boca de sus padres el extraño caso del ente que volaba por los tejados y calles de esta población y que aparentemente acabo con la vida de una pequeña de cinco años,la ya conocida como historia del duende del Ladrillar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario