martes, 2 de diciembre de 2014

EL FANTASMA DE SAUCEDILLA

UNA COLOSAL FIGURA

Saucedilla es un municipio que se encuentra al noreste de la provincia de Cáceres.Situado en la comarca de Campo Arañuelo, esta población que no supera los 900 habitantes, vivió en 1983 una serie de avistamientos en el casco urbano paranormales, que hizo incluso que los vecinos rastrearan el pueblo en busca del extravagante fugitivo que aterrorizó al pueblo.
Todo comenzó una tarde de otoño de 1983, cuando Mari Carmen, una joven de 14 años, volvía sola y enfadada a casa tras tener una discusión con su hermana mayor en el club juvenil de Saucedilla.
Iba por la avenida de Juan José González, casi a oscuras, cuando vio algo extraño a lo lejos.Por la acera contraria a la que estaba la joven, se acercaba algo que le infundió temor y extrañeza: una silueta como de hombre, pero con una altura sobrenatural y ropajes largos.Cuando se hallaba cerca de la testigo, el extraño paseante cruzó la calle y se plantó ante Mari Carmen, que tensa y llena de angustia, relato lo que tenía a tan solo 5 metros de esta forma:

Croquis del encuentro de Mari Carmen.

Creo que podía medir tres metros de altura.Sus ropas eran extrañas,a modo de túnica negra, muy holgada, que le caía a plomo hasta el suelo.No parecía que tuviese pies, o al menos no los vi.Pero es que, además, tampoco se le notaban las piernas, que se deberían dibujar en el tejido al caminar.De cualquier forma, aquel ser no se desplazaba como nosotros, iba flotando a ras del suelo.Se deslizaba siempre a la misma velocidad, uniforme y muy lenta, sin hacer movimiento alguno con el cuerpo.Al llamarme la atención esto que digo, miré hacia donde deberían estar sus pies y observé algo que me sigue intrigando ahora.La parte baja de su vestimenta se agitaba como si llevara algo que echara aire debajo de esos faldones, ¡vaya, que parecía que tuviera dentro un ventilador!
En la cabeza parecía llevar un tocado, pero su rostro no lo pude distinguir, no se si porque el gorro hacia sombra o porque la luz ya era inexistente.También llevaba una especie de bolso o algo colgado.No tenía brazos, o no se le apreciaban, tal vez los llevara pegados a los costados.

Tras unos instantes de temor, Mari Carmen vio como el ensotanado se internaba en la calle que los separaba.La joven, intrigada por la escena vivida, no dudo en asomarse y en ver con asombro como la figura había desparecido sin dejar rastro.
Cuatro días después, y en compañía de dos amigos más, Mari Carmen volvió a toparse de frente con la misma espectral figura, al otro extremo de una de las calles de Saucedilla.Los tres jóvenes huyeron tras unos segundos observando al ser.

Dibujo del extraño ser que atemorizó al pueblo de Saucedilla.

Otro de los encuentros mas extraños que ocurrieron por aquel otoño de 1983, fue el que tuvo como principal testigo a María del Mar Mariscal, de 13 años de edad.La primera visión que tuvo del ser fue en la misma avenida que la primera observación;casi antes de llegar a su casa, María del Mar vio una figura alta,con ropajes oscuros y largos que se paraba en la calzada a varios metros de ella, como observando sus pasos.Tras quitar un segundo la vista de tan extravagante personaje y volver a posar la mirada en su dirección, la figura negra y alta había desaparecido.
Esa misma noche, María del Mar, y tras cenar con sus padres, se disponía a llevar las sobras al cubo de la basura( para ello debe salir de su casa,un chalé con cancela a las afueras de Saucedilla,cruzar el sendero del jardín y depositar los restos en el contenedor que hay en el garaje),y al salir al exterior vio que no estaba sola.
Junto a uno de los postes de la verja, y dentro del recinto, se encontraba una figura alta, de aspecto humanoide con ropajes largos.La columna, de dos metros de altura, únicamente alcanzaban los dos tercios de la colosal figura.No decía nada, pero parecía mover los labios al tiempo que con la mano derecha hacía un gesto a la joven como para que se acercase a él.En el rostro "apepinado" de la figura destacaba una marca pronunciada, algo así como una cicatriz.

Recreación del rostro que observó Maria del Mar en el patio de su casa.

María del Mar entró en casa gritando que había "algo" en el patio.Su padre cogió un cuchillo y salió afuera;en el jardín ya no había nadie.En días posteriores a estas vivencias, la Guardia Civil y numerosos vecinos realizaron batidas por todos los rincones del pueblo y de sus alrededores, sin ningún resultado.
Nunca más se volvió a ver al extraño ensotanado, pero toda la población recuerda aquellos agitados días de 1983, días en los que se vió al fantasma de Saucedilla.

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario