miércoles, 3 de diciembre de 2014

EL ENCUENTRO DE NICOLÁS SÁNCHEZ

EL MÁRTIR DE CAMBRONCINO

Las Hurdes es una comarca que se encuentra al norte de Cáceres,lindando con Salamanca.Región denostada y marginada desde tiempo inmemorial,en sus escarpados caminos se han producido multitud de encuentros y fenómenos de difícil explicación,que darán pie a más entradas que ya se irán publicando.
Pero el caso que hoy trataremos es el encuentro de Nicolás Sánchez Martín y que le costó la vida.El 21 de octubre de 1917,Nicolás,de 39 años de edad se encaminó a la feria de ganado de Ahigal,ya que el era un rudo y fuerte pastor que vivía en Cambroncino,a varias leguas de Ahigal.En esa ocasión no viajaba solo,pues hacía de acompañante de las hermanas Pepa y María Iglesias,ya que por la noche los caminos de las Hurdes se hacían de difícil tránsito debido a los lobos y otras alimañas nocturnas.
Mientras realizaban su recorrido,y en plena noche,al llegar a una vaguada no lejos de Cambroncino, obsevaron una luminaria que parecía ser "azuzada" por alguien.Era una luz no muy fuerte y alargada que hacía que todo se viese como de día.En un principio,los tres testigos pensaron que se trataba de algún pescador o cazador furtivo,pero conforme avanzaron con sus caballos hacía donde se encontraba la extraña luz,observaron que no había nadie humano manejando dicha luz ovalada.

Posible aspecto de la luminaria que observaron los tres testigos.

Pepa y María,que ya habían escuchado los relatos de otros encuentros con luminarias por la región,optaron por regresar al pueblo con tal de evitar tan fatal luminaria;pero "Colás",que seguía algo extrañado por la procedencia de la bola de luz,decidió alentar a su montura y acercarse a ver tal prodigio mas de cerca.
Cuando lo tuvo a un palmo,la extraña bola luminaria se desplazó entre las patas del animal,que se encabritó y a poco estuvo de dar con los huesos en la tierra al infortunado Nicolás.Este,presa del pánico,y aturdido por un mareo que le sobrevino cuando la luz aumentó su luminosidad y empezó a quemar al bravo jinete,inició una loca carrera con el caballo hacia Cambroncino.Durante todo el trayecto miraba continuamente para asegurarse que la luz no le seguía,y con razón.Nicolás llego al pueblo pálido,temblando y confuso,con una cortina "como de sangre"  que no le permitía ver.
Se dirigió a su alcoba,y allí,ante los asustados vecinos que habían sido alertados de la luz por las dos mujeres que regresaron al pueblo,contó una y otra vez la historia de su encuentro con ella.Y poco más se pudo hacer,ya que pese a los esfuerzos del médico de la villa por salvarle la vida,Nicolás Sánchez Martín fallecía a las pocas horas de su regreso a Cambroncino,convirtiéndose así en la primera víctima mortal de las luces hurdanas.

Acta de defunción de Nicolas Sánchez Martín.

Nunca se llegó a saber la naturaleza o procedencia de la luz que vieron Nicolás y las dos aterrorizadas mujeres,pero lo que esta claro es que algo con una energía que no es conocida en el planeta tierra se coló entre las patas del caballo de Nicolás y le arrebató la vida aquella noche de octubre de 1917 en un pequeño rincón de las Hurdes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario