miércoles, 10 de diciembre de 2014

EL DESASTRE DE TORREJONCILLO

UN FUEGO IMPOSIBLE

Torrejoncillo es un pueblo situado en las Vegas del Alagón,en la provincia de Cáceres.Cuenta con 3200 habitantes,algunos de los cuales recuerdan aún con miedo el extraño suceso que a punto estuvo de acabar con una familia de cabreros de la finca "Cuatro Cuartos".
El 6 de septiembre de 1981,sobre las tres y media en punto,Benito Salgado se encontraba echándose una siesta en la casa de la finca,cuando un extraño zumbido lo despertó.Se incorporó,y a través del ventanuco de su habitación,observó la tarde estival,sin nada anormal en el exterior.
Sin embargo,y presa de un extraño presentimiento,Benito arrastró fuera de la casa a su hermano Felipe para intentar averiguar que era el extraño zumbido,que ya convertido en una especie de tronar,se alejaba poco a poco.

Benito Salgado muestra una de las marcas dejadas por el extraño fuego.

Lo que los hermanos se encontraron al salir al exterior es algo que jamás han podido olvidar.Por el pequeño valle que había hasta su casa,se acercaba un triángulo rojo que abrasaba todo a su paso,ya que por un orificio despedía una especia de sustancia líquida que calcinaba terrenos,cercas y animales nada mas tocarlos.
El cono,de unos 50 metros de alto y casi 100 de ancho según los aterrorizados testigos,se había asomado a unos tres kilómetros de la finca "Cuatro Cuartos" y se acercaba poco a poco a la casa donde se encontraban los dos hermanos con su madre,Celia Lorenzo.El cabrero Benito Salgado,describió así lo que vio aquella tarde de septiembre:

Nos entró el miedo,aquello comenzó a descender y le vimos la forma claramente.Iba volando,no a ras de tierra,y las encinas se iban abrasando a medida que pasaba junto a ellas.Y todo era rápido,muy rápido.Tanto que vimos como los conejos eran "atrapados" sin tiempo de escapar de las madrigueras.Aquello los abrasó,como si el torbellino fuese carbonizando todo lo que tocaba (...) Estábamos seguros de que aquello nos iba a llevar por delante.Vamos,que si aquello nos coge,nos abrasa.Allí hubiéramos muerto todos,seguro.

Benito y Felipe Salgado entraron en el cobertizo a por su anciana madre,Celia Lorenzo,que se negaba a abandonar su hogar.Forzándola,y gracias a la ayuda de Domingo Jaralelo,un guarda de la finca que se vio sorprendido por el extraño triángulo,consiguieron meterla en el jeep de este para luego subirse los dos hermanos en la moto Bultaco de su propiedad e huir al pueblo ante el cono de fuego que se les echaba encima.

Uno de los pocos animales supervivientes,aún con las marcas de fuego.

Cuando,pasadas unas horas,y contado y enterado todo Torrejoncillo del extraño suceso que acababa de ocurrir en la finca "Cuatro Cuartos",multitud de vecinos,junto con Benito y Felipe subieron de nuevo a la finca a extinguir el posible fuego que hubiese,se encontraron con algo devastador:el misterioso triángulo de fuego había desaparecido,pero las empalizadas,cercas,e incluso la tierra de los caminos de acceso,aparecieron salpicadas y quemadas por la misteriosa sustancia.La tierra extraída de una de las salpicaduras arrojó un resultado increíble;había estado sometida a una temperatura que había rondado los 2000 grados centígrados.Cientos de animales habían muerto calcinados sin tiempo para huir,sin poderse mover del sitio;las cercas se habían derretido como cera e incluso el cuarzo se hacía polvo de talco en mano de los testigos.
Hubo varias investigaciones sobre que ocurrió en la finca,pero las hipótesis fueron múltiples y algunas sin ningún sentido,por lo que poco a poco se fue olvidando el asunto y únicamente quedo en el recuerdo de los habitantes de Torrejoncillo.
¿Que clase de energía provocó aquel desastre?
¿De donde provenía el extraño triángulo de fuego y con que intención?
Algo que la familia Salgado se ha preguntado en multitud de ocasiones durante estos últimos años,desde que aquel 6 de septiembre de 1981,un cono de fuego arrasara su casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario