miércoles, 10 de diciembre de 2014

EL DESASTRE DE TORREJONCILLO

UN FUEGO IMPOSIBLE

Torrejoncillo es un pueblo situado en las Vegas del Alagón,en la provincia de Cáceres.Cuenta con 3200 habitantes,algunos de los cuales recuerdan aún con miedo el extraño suceso que a punto estuvo de acabar con una familia de cabreros de la finca "Cuatro Cuartos".
El 6 de septiembre de 1981,sobre las tres y media en punto,Benito Salgado se encontraba echándose una siesta en la casa de la finca,cuando un extraño zumbido lo despertó.Se incorporó,y a través del ventanuco de su habitación,observó la tarde estival,sin nada anormal en el exterior.
Sin embargo,y presa de un extraño presentimiento,Benito arrastró fuera de la casa a su hermano Felipe para intentar averiguar que era el extraño zumbido,que ya convertido en una especie de tronar,se alejaba poco a poco.

Benito Salgado muestra una de las marcas dejadas por el extraño fuego.

Lo que los hermanos se encontraron al salir al exterior es algo que jamás han podido olvidar.Por el pequeño valle que había hasta su casa,se acercaba un triángulo rojo que abrasaba todo a su paso,ya que por un orificio despedía una especia de sustancia líquida que calcinaba terrenos,cercas y animales nada mas tocarlos.
El cono,de unos 50 metros de alto y casi 100 de ancho según los aterrorizados testigos,se había asomado a unos tres kilómetros de la finca "Cuatro Cuartos" y se acercaba poco a poco a la casa donde se encontraban los dos hermanos con su madre,Celia Lorenzo.El cabrero Benito Salgado,describió así lo que vio aquella tarde de septiembre:

Nos entró el miedo,aquello comenzó a descender y le vimos la forma claramente.Iba volando,no a ras de tierra,y las encinas se iban abrasando a medida que pasaba junto a ellas.Y todo era rápido,muy rápido.Tanto que vimos como los conejos eran "atrapados" sin tiempo de escapar de las madrigueras.Aquello los abrasó,como si el torbellino fuese carbonizando todo lo que tocaba (...) Estábamos seguros de que aquello nos iba a llevar por delante.Vamos,que si aquello nos coge,nos abrasa.Allí hubiéramos muerto todos,seguro.

Benito y Felipe Salgado entraron en el cobertizo a por su anciana madre,Celia Lorenzo,que se negaba a abandonar su hogar.Forzándola,y gracias a la ayuda de Domingo Jaralelo,un guarda de la finca que se vio sorprendido por el extraño triángulo,consiguieron meterla en el jeep de este para luego subirse los dos hermanos en la moto Bultaco de su propiedad e huir al pueblo ante el cono de fuego que se les echaba encima.

Uno de los pocos animales supervivientes,aún con las marcas de fuego.

Cuando,pasadas unas horas,y contado y enterado todo Torrejoncillo del extraño suceso que acababa de ocurrir en la finca "Cuatro Cuartos",multitud de vecinos,junto con Benito y Felipe subieron de nuevo a la finca a extinguir el posible fuego que hubiese,se encontraron con algo devastador:el misterioso triángulo de fuego había desaparecido,pero las empalizadas,cercas,e incluso la tierra de los caminos de acceso,aparecieron salpicadas y quemadas por la misteriosa sustancia.La tierra extraída de una de las salpicaduras arrojó un resultado increíble;había estado sometida a una temperatura que había rondado los 2000 grados centígrados.Cientos de animales habían muerto calcinados sin tiempo para huir,sin poderse mover del sitio;las cercas se habían derretido como cera e incluso el cuarzo se hacía polvo de talco en mano de los testigos.
Hubo varias investigaciones sobre que ocurrió en la finca,pero las hipótesis fueron múltiples y algunas sin ningún sentido,por lo que poco a poco se fue olvidando el asunto y únicamente quedo en el recuerdo de los habitantes de Torrejoncillo.
¿Que clase de energía provocó aquel desastre?
¿De donde provenía el extraño triángulo de fuego y con que intención?
Algo que la familia Salgado se ha preguntado en multitud de ocasiones durante estos últimos años,desde que aquel 6 de septiembre de 1981,un cono de fuego arrasara su casa.

EL SUCESO DE JOSÉ PANCHO

LA EXTRAÑA VISITA

El pueblo de Garganta la Olla se encuentra inmerso en la comarca de La Vera,en la provincia de Cáceres.Con una población de algo mas de 900 habitantes,se encuentra protegida por una estribación montañosa de la sierra de Gredos.
En tan tranquilo lugar ocurrió uno de los casos mas extraños en cuanto a encuentros con seres extraños se trate.Corría el año 1948, hacía noviembre,cuando más frío hace, y José Pancho,de 58 años,cabrero serio y respetado de Garganta,se levantó temprano y acudió a la finca conocida como "La  Casilla",donde poseía un rebaño de cabras.

José Pancho,el hombre que tuvo delante ¿al diablo?

Mientras se encontraba en una choza para refugio de pastores en tiempos de tormenta y frío,escuchó un ruido que le parecieron "como de conversaciones" en el exterior.Algo extrañado,José se dirigió hacia la entrada para ver que ocurría fuera.Su sorpresa fue mayúscula cuando al abrir la puerta se encontró con una mujer enlutada y muy alta.José,pese a lo extravagante de la figura que tenía delante,y pese a ser una hora muy temprana,invitó a la mujer a pasar dentro,ya que el frío arreciaba en el exterior de la choza y él pensaba que la mujer solo se había extraviado.La mujer pasó y ambos se sentaron al lado de la lumbre.
La actitud de la extraña mujer si sorprendió a José,pues esta permaneció callada sin decir palabra,pese a que el bueno del cabrero le hablaba de mil cosas.El de Garganta aseguró hasta el último día de su muerte que no pudo verle las facciones,ya que un grueso gorro ocultaba su rostro.
Fue al azuzar el fuego de la lumbre cuando José se estremeció.Al agacharse,el cabrero de Garganta se fijó en donde debían estar los pies de la mujer,y se dio cuenta de que en vez de estos,la extraña mujer enlutada poseía pezuñas de cabra.En ese momento,José,presa del miedo y del terror,exclamó "¡Jesús!" ,y nada más pronunciarlo,la mujer se levantó,salió corriendo de la choza y no volvió a saberse de ella.
José Pancho,a raíz de tan extraño suceso,quedó afectado de por vida.Un miedo terrible le atenazó,y desde entonces iba diariamente a los oficios y a confesarse,convencido de que lo que había tenido sentado a su lado aquella mañana de noviembre,era nada menos que el mismísimo diablo.Una idea que lo acompañó en su mente hasta el final de sus días.

Posible aspecto de la figura que aterrorizó a José Pancho

miércoles, 3 de diciembre de 2014

LA NIÑA ENDEMONIADA DE VILLAFRANCA DE LOS BARROS

UN MISTERIO EN EL SIGLO DE ORO

Para inaugurar este blog dedicado al misterio en todas sus vertientes en Extremadura, no dudé ni un instante en cual debería ser el primer caso expuesto a juicio del lector;la niña endemoniada de Villafranca de los Barros.
Esta ciudad se alza en el sur de Extremadura como centro comarcal de Tierra de Barros.Conocida como "ciudad de la música", esta apacible localidad fue testigo mudo de uno de los hechos mas extraños de la Península Ibérica y quizá el primer expediente x español.
Hacia abril de 1999, el ayuntamiento de Villafranca se hallaba de mudanza a un edificio consistorial mas moderno cuando , en pleno proceso de cambio de archivos y papeles, surgió una carpeta de entre los miles de legajos y manuscritos, con dos voluminosos casos con un epígrafe llamativo: "Hechos sobrenaturales", carpeta que databa de finales del siglo pasado.
En uno de esos casos, se relataba el inexplicable suceso que protagonizó Antonia Batista, una niña de cuatro meses, y que dejo a la población de Villafranca sumida en estupor y miedo durante meses.Así pues, pasó a transcribir una parte de los manuscritos sobre el caso de Antonia Batista, exactamente el legajo 35 / 1.3.3 ,de 1617:

D. José de Ribera y Padua en el auto proveido por la justicia dixo:
El sábado pasado que se contaron doce días del mes de septiembre deste presente año, entre siete y ocho de la noche, estando este testigo en una de las casas de su morada, en una sala donde tiene su estudio, en compañía de María Batista, su prima, viuda de Rodrigo de Sequera, la cual tenia una hija suya de edad de cuatro meses poco mas o menos, en sus brazos, la cual estaba echadita sobre un bufete reclinada en el brazo de su madre. Y este testigo quiso salir de casa y yendo a tomar su capa miró a la dicha niña que llaman Antonia, la cual con violencia comenzó a levantar los brazos y las piernas poniéndosele la cara muy roja, y este testigo juzgó que le daba algún accidente a la dicha niña, levantando la cabeza del brazo de su madre comenzó y dijo en voces altas y claras DOMUS, AUSTRIACA, CONTERET, CAPUT, TUUM, y cuando la niña comenzó a decir las palabras comenzó en tono bajo y acabó en tono alto, mostrando en sí grande alegría y sobrenatural gozo. Y a este tiempo, la dicha doña María Batista, madre de la niña, dijo: <<El buen Jesús, Dios nos quiere castigar, misericordia Señor>> Y este testigo dijo: <<Verbum caro factum est>>, admirado del suceso. Fue a la calle en busca de gente para que lo viesen y fue a casa de don Álvaro Guerra de Bolaños, que vive pared en medio de la de este testigo para que fuese a ver este prodigio, y ambos dos vinieron a gran prisa para ver a la niña, la cual todavía estaba forcejeando con los mismos movimientos de piernas y brazos, y gorjeando con la lengua, y la cara muy roja... y así estuvo desta forma mas de medio cuarto de hora hasta que se fue apaciguando, se quietó y se quedó como antes de que le diese dicho accidente.


"Carpeta con un llamativo epígrafe:Hechos Sobrenaturales".


Y no solo fue testigo del inusual acontecimiento don Álvaro Guerra, alguacil de la villa, si no mas gente humilde como Cristóbal Vaca o el mismo párroco de la población, don Álvaro Martín.
Durante meses, los familiares de Antonia Batista creyeron tener a un sicario del demonio y no a una dulce niña de cuatro meses que hablo latín perfectamente.Y, aquí viene lo extraño, de lo que se deduce por las palabras dichas por la niña, supuestamente algo macabro ocurrió en esa casa,ya que a traducción de la frase pronunciada por Antonia sería: domus significa casa; austriaca puede provenir de la raíz ausum ( crimen o maldad ) o austrinus ( del sur, austral ); conteret deriva de conteo ( triturar, desmenuzar ); caput significa cabeza, y tuum, etimológicamente, tum ( entonces, en aquel momento ).
¿Que significado se le puede dar a esas enigmáticas palabras? Como digo, que algún tipo de hecho lúgubre tuvo lugar en esa propiedad, o que estaba por pasar, quien sabe.
El caso de la niña Antonia Batista, y bautizada con el sobrenombre de endemoniada en Villafranca, nunca se llegó a esclarecer y permanece en el limbo junto a los mismos legajos que sacaron su historia a la luz.

EL ENCUENTRO DE NICOLÁS SÁNCHEZ

EL MÁRTIR DE CAMBRONCINO

Las Hurdes es una comarca que se encuentra al norte de Cáceres,lindando con Salamanca.Región denostada y marginada desde tiempo inmemorial,en sus escarpados caminos se han producido multitud de encuentros y fenómenos de difícil explicación,que darán pie a más entradas que ya se irán publicando.
Pero el caso que hoy trataremos es el encuentro de Nicolás Sánchez Martín y que le costó la vida.El 21 de octubre de 1917,Nicolás,de 39 años de edad se encaminó a la feria de ganado de Ahigal,ya que el era un rudo y fuerte pastor que vivía en Cambroncino,a varias leguas de Ahigal.En esa ocasión no viajaba solo,pues hacía de acompañante de las hermanas Pepa y María Iglesias,ya que por la noche los caminos de las Hurdes se hacían de difícil tránsito debido a los lobos y otras alimañas nocturnas.
Mientras realizaban su recorrido,y en plena noche,al llegar a una vaguada no lejos de Cambroncino, obsevaron una luminaria que parecía ser "azuzada" por alguien.Era una luz no muy fuerte y alargada que hacía que todo se viese como de día.En un principio,los tres testigos pensaron que se trataba de algún pescador o cazador furtivo,pero conforme avanzaron con sus caballos hacía donde se encontraba la extraña luz,observaron que no había nadie humano manejando dicha luz ovalada.

Posible aspecto de la luminaria que observaron los tres testigos.

Pepa y María,que ya habían escuchado los relatos de otros encuentros con luminarias por la región,optaron por regresar al pueblo con tal de evitar tan fatal luminaria;pero "Colás",que seguía algo extrañado por la procedencia de la bola de luz,decidió alentar a su montura y acercarse a ver tal prodigio mas de cerca.
Cuando lo tuvo a un palmo,la extraña bola luminaria se desplazó entre las patas del animal,que se encabritó y a poco estuvo de dar con los huesos en la tierra al infortunado Nicolás.Este,presa del pánico,y aturdido por un mareo que le sobrevino cuando la luz aumentó su luminosidad y empezó a quemar al bravo jinete,inició una loca carrera con el caballo hacia Cambroncino.Durante todo el trayecto miraba continuamente para asegurarse que la luz no le seguía,y con razón.Nicolás llego al pueblo pálido,temblando y confuso,con una cortina "como de sangre"  que no le permitía ver.
Se dirigió a su alcoba,y allí,ante los asustados vecinos que habían sido alertados de la luz por las dos mujeres que regresaron al pueblo,contó una y otra vez la historia de su encuentro con ella.Y poco más se pudo hacer,ya que pese a los esfuerzos del médico de la villa por salvarle la vida,Nicolás Sánchez Martín fallecía a las pocas horas de su regreso a Cambroncino,convirtiéndose así en la primera víctima mortal de las luces hurdanas.

Acta de defunción de Nicolas Sánchez Martín.

Nunca se llegó a saber la naturaleza o procedencia de la luz que vieron Nicolás y las dos aterrorizadas mujeres,pero lo que esta claro es que algo con una energía que no es conocida en el planeta tierra se coló entre las patas del caballo de Nicolás y le arrebató la vida aquella noche de octubre de 1917 en un pequeño rincón de las Hurdes.

martes, 2 de diciembre de 2014

EL FANTASMA DE SAUCEDILLA

UNA COLOSAL FIGURA

Saucedilla es un municipio que se encuentra al noreste de la provincia de Cáceres.Situado en la comarca de Campo Arañuelo, esta población que no supera los 900 habitantes, vivió en 1983 una serie de avistamientos en el casco urbano paranormales, que hizo incluso que los vecinos rastrearan el pueblo en busca del extravagante fugitivo que aterrorizó al pueblo.
Todo comenzó una tarde de otoño de 1983, cuando Mari Carmen, una joven de 14 años, volvía sola y enfadada a casa tras tener una discusión con su hermana mayor en el club juvenil de Saucedilla.
Iba por la avenida de Juan José González, casi a oscuras, cuando vio algo extraño a lo lejos.Por la acera contraria a la que estaba la joven, se acercaba algo que le infundió temor y extrañeza: una silueta como de hombre, pero con una altura sobrenatural y ropajes largos.Cuando se hallaba cerca de la testigo, el extraño paseante cruzó la calle y se plantó ante Mari Carmen, que tensa y llena de angustia, relato lo que tenía a tan solo 5 metros de esta forma:

Croquis del encuentro de Mari Carmen.

Creo que podía medir tres metros de altura.Sus ropas eran extrañas,a modo de túnica negra, muy holgada, que le caía a plomo hasta el suelo.No parecía que tuviese pies, o al menos no los vi.Pero es que, además, tampoco se le notaban las piernas, que se deberían dibujar en el tejido al caminar.De cualquier forma, aquel ser no se desplazaba como nosotros, iba flotando a ras del suelo.Se deslizaba siempre a la misma velocidad, uniforme y muy lenta, sin hacer movimiento alguno con el cuerpo.Al llamarme la atención esto que digo, miré hacia donde deberían estar sus pies y observé algo que me sigue intrigando ahora.La parte baja de su vestimenta se agitaba como si llevara algo que echara aire debajo de esos faldones, ¡vaya, que parecía que tuviera dentro un ventilador!
En la cabeza parecía llevar un tocado, pero su rostro no lo pude distinguir, no se si porque el gorro hacia sombra o porque la luz ya era inexistente.También llevaba una especie de bolso o algo colgado.No tenía brazos, o no se le apreciaban, tal vez los llevara pegados a los costados.

Tras unos instantes de temor, Mari Carmen vio como el ensotanado se internaba en la calle que los separaba.La joven, intrigada por la escena vivida, no dudo en asomarse y en ver con asombro como la figura había desparecido sin dejar rastro.
Cuatro días después, y en compañía de dos amigos más, Mari Carmen volvió a toparse de frente con la misma espectral figura, al otro extremo de una de las calles de Saucedilla.Los tres jóvenes huyeron tras unos segundos observando al ser.

Dibujo del extraño ser que atemorizó al pueblo de Saucedilla.

Otro de los encuentros mas extraños que ocurrieron por aquel otoño de 1983, fue el que tuvo como principal testigo a María del Mar Mariscal, de 13 años de edad.La primera visión que tuvo del ser fue en la misma avenida que la primera observación;casi antes de llegar a su casa, María del Mar vio una figura alta,con ropajes oscuros y largos que se paraba en la calzada a varios metros de ella, como observando sus pasos.Tras quitar un segundo la vista de tan extravagante personaje y volver a posar la mirada en su dirección, la figura negra y alta había desaparecido.
Esa misma noche, María del Mar, y tras cenar con sus padres, se disponía a llevar las sobras al cubo de la basura( para ello debe salir de su casa,un chalé con cancela a las afueras de Saucedilla,cruzar el sendero del jardín y depositar los restos en el contenedor que hay en el garaje),y al salir al exterior vio que no estaba sola.
Junto a uno de los postes de la verja, y dentro del recinto, se encontraba una figura alta, de aspecto humanoide con ropajes largos.La columna, de dos metros de altura, únicamente alcanzaban los dos tercios de la colosal figura.No decía nada, pero parecía mover los labios al tiempo que con la mano derecha hacía un gesto a la joven como para que se acercase a él.En el rostro "apepinado" de la figura destacaba una marca pronunciada, algo así como una cicatriz.

Recreación del rostro que observó Maria del Mar en el patio de su casa.

María del Mar entró en casa gritando que había "algo" en el patio.Su padre cogió un cuchillo y salió afuera;en el jardín ya no había nadie.En días posteriores a estas vivencias, la Guardia Civil y numerosos vecinos realizaron batidas por todos los rincones del pueblo y de sus alrededores, sin ningún resultado.
Nunca más se volvió a ver al extraño ensotanado, pero toda la población recuerda aquellos agitados días de 1983, días en los que se vió al fantasma de Saucedilla.

             

O.V.N.I. EN HIGUERA DE LA SERENA

PERSEGUIDOS EN LA NOCHE

Higuera de la Serena se encuentra en la provincia de Badajoz,en la comarca de La Serena.Con una población de algo mas de mil habitantes,su economía se basa en la ganadería y la agricultura, ya que tiene una escasa presencia tanto industrial y de servicios, y  una importancia considerable en la construcción.En este pequeño y tranquilo pueblo tuvo lugar en la década de los 80 un avistamiento OVNI que atrajo la mirada de grandes investigadores de la época.
El 26 de junio de 1987, Alejo González, de 34 años, Adolfo José Dávila, de 16 y junto con Jacinto Tamayo, salieron de sus casas y se desplazaron en la noche a una zona próxima a Higuera que todo el mundo conoce como "Huerto Moreno" para cazar furtivamente.Tras bajarse del vehículo,y recorrer un par de metros entre olivos y piedras, vieron en el cielo una luz redonda de color amarillento que comenzó a descender a gran velocidad y detenerse encima de unos olivos próximos a los testigos, a unos 4 metros del suelo.Según Alejo, Adolfo y Jacinto, el diámetro de aquel extraño objeto rebasaría sin duda los 15 metros.
Entonces,y antes de que les diese tiempo a reaccionar, observaron que junto al aparato había dos seres de aspecto "humano" y con una constitución que aparentaba ser muy fuerte.Los seres, con grandes zancadas, comenzaron a andar en dirección a los tres asustados testigos, que con el miedo instalado en el cuerpo, solo pudieron huir aterrorizados en una loca carrera que los llevó a un arroyo cercano.

"El OVNI se posó a unos cuatro metros del suelo".

Allí, y agazapados en la misma ribera, pudieron ver como los seres retrocedían hacia la bola amarillenta y esta alzaba el vuelo y desaparecía en el cielo con un silbido.
Días después del incidente,investigadores y varias personas del pueblo se acercaron al lugar donde los tres higuereños decían haberse topado con la luz y los dos "hombres fuertes".Allí encontraron hojas con síntomas de deshidratación, así como plantas que parecían haber estado sometidas a una fuente de calor extraordinario.
¿Que vieron Alejo, Adolfo y Jacinto, los tres asustados vecinos de Higuera?
¿Que querían de ellos los dos humanoides cuando los persiguieron en mitad de la noche?
Algo que seguramente nunca conoceremos, ya que en la mayoría de los encuentros OVNI, lo que perturba al testigo es lo absurdo de dicho encuentro, lo extraño, o el comportamiento de los seres asociados al encuentro.Eso mismo que sintieron los tres vecinos higuereños cuando se encontraron en mitad de la noche con algo que parecía imposible, y que aún siguen sin poderse explicar.

Representación gráfica del OVNI de Higuera de la Serena.