miércoles, 3 de diciembre de 2014

LA NIÑA ENDEMONIADA DE VILLAFRANCA DE LOS BARROS

UN MISTERIO EN EL SIGLO DE ORO

Para inaugurar este blog dedicado al misterio en todas sus vertientes en Extremadura, no dudé ni un instante en cual debería ser el primer caso expuesto a juicio del lector;la niña endemoniada de Villafranca de los Barros.
Esta ciudad se alza en el sur de Extremadura como centro comarcal de Tierra de Barros.Conocida como "ciudad de la música", esta apacible localidad fue testigo mudo de uno de los hechos mas extraños de la Península Ibérica y quizá el primer expediente x español.
Hacia abril de 1999, el ayuntamiento de Villafranca se hallaba de mudanza a un edificio consistorial mas moderno cuando , en pleno proceso de cambio de archivos y papeles, surgió una carpeta de entre los miles de legajos y manuscritos, con dos voluminosos casos con un epígrafe llamativo: "Hechos sobrenaturales", carpeta que databa de finales del siglo pasado.
En uno de esos casos, se relataba el inexplicable suceso que protagonizó Antonia Batista, una niña de cuatro meses, y que dejo a la población de Villafranca sumida en estupor y miedo durante meses.Así pues, pasó a transcribir una parte de los manuscritos sobre el caso de Antonia Batista, exactamente el legajo 35 / 1.3.3 ,de 1617:

D. José de Ribera y Padua en el auto proveido por la justicia dixo:
El sábado pasado que se contaron doce días del mes de septiembre deste presente año, entre siete y ocho de la noche, estando este testigo en una de las casas de su morada, en una sala donde tiene su estudio, en compañía de María Batista, su prima, viuda de Rodrigo de Sequera, la cual tenia una hija suya de edad de cuatro meses poco mas o menos, en sus brazos, la cual estaba echadita sobre un bufete reclinada en el brazo de su madre. Y este testigo quiso salir de casa y yendo a tomar su capa miró a la dicha niña que llaman Antonia, la cual con violencia comenzó a levantar los brazos y las piernas poniéndosele la cara muy roja, y este testigo juzgó que le daba algún accidente a la dicha niña, levantando la cabeza del brazo de su madre comenzó y dijo en voces altas y claras DOMUS, AUSTRIACA, CONTERET, CAPUT, TUUM, y cuando la niña comenzó a decir las palabras comenzó en tono bajo y acabó en tono alto, mostrando en sí grande alegría y sobrenatural gozo. Y a este tiempo, la dicha doña María Batista, madre de la niña, dijo: <<El buen Jesús, Dios nos quiere castigar, misericordia Señor>> Y este testigo dijo: <<Verbum caro factum est>>, admirado del suceso. Fue a la calle en busca de gente para que lo viesen y fue a casa de don Álvaro Guerra de Bolaños, que vive pared en medio de la de este testigo para que fuese a ver este prodigio, y ambos dos vinieron a gran prisa para ver a la niña, la cual todavía estaba forcejeando con los mismos movimientos de piernas y brazos, y gorjeando con la lengua, y la cara muy roja... y así estuvo desta forma mas de medio cuarto de hora hasta que se fue apaciguando, se quietó y se quedó como antes de que le diese dicho accidente.


"Carpeta con un llamativo epígrafe:Hechos Sobrenaturales".


Y no solo fue testigo del inusual acontecimiento don Álvaro Guerra, alguacil de la villa, si no mas gente humilde como Cristóbal Vaca o el mismo párroco de la población, don Álvaro Martín.
Durante meses, los familiares de Antonia Batista creyeron tener a un sicario del demonio y no a una dulce niña de cuatro meses que hablo latín perfectamente.Y, aquí viene lo extraño, de lo que se deduce por las palabras dichas por la niña, supuestamente algo macabro ocurrió en esa casa,ya que a traducción de la frase pronunciada por Antonia sería: domus significa casa; austriaca puede provenir de la raíz ausum ( crimen o maldad ) o austrinus ( del sur, austral ); conteret deriva de conteo ( triturar, desmenuzar ); caput significa cabeza, y tuum, etimológicamente, tum ( entonces, en aquel momento ).
¿Que significado se le puede dar a esas enigmáticas palabras? Como digo, que algún tipo de hecho lúgubre tuvo lugar en esa propiedad, o que estaba por pasar, quien sabe.
El caso de la niña Antonia Batista, y bautizada con el sobrenombre de endemoniada en Villafranca, nunca se llegó a esclarecer y permanece en el limbo junto a los mismos legajos que sacaron su historia a la luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario